(existo cuando me nombrás)

desastre no desastroso

Minombre podría ser Alexis, José o Jonathan. Poco importa. Podría llamarme, por ejemplo, Braian. Daría igual. Yo mismo no me enteré cómo me llamaba hasta que tuve 6 años.

Vos ves una caja y ves… cartón. Yo veo paredes para mi casa. Puedo empezar por ahí, ¿o es muy melodramático?

Si esto fuera un juego de tablero, vos empezaste en la línea de salida y yo en el lugar -52. Tus dados dicen: 4, 5, 6, 7, 8 y 9. Los míos: 1, 1, 1, -1, -5, 0. No partimos del mismo punto, no avanzamos igual. No es tu culpa, ni la mía. Nadie elige donde nacer.

Para que tus amigos no piensen que sos un maricón a los 13 probaste el cigarrillo, yo robé por primera vez. Por no decepcionar a tu papá, te anotaste en abogacía. Yo aprendí a usar un arma por la misma razón. Vos aprobabas…

Ver la entrada original 2.759 palabras más

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s