Circe

Circe 1 copia
Circe volviendo siempre.

 

Mis silencios se preguntan qué paisaje

ahora

estarás limpiando con tus ojos

(vos sí que sabías limpiar todo lo que mirabas).

Dicen que somos

lo que nos deja, lo que no tenemos,

lo que no,

pero yo no tengo ganas de ver

de buscar

dónde me estará

naciendo tu pelaje negro limpio.

Los adioses me crecen por ahí, el tuyo, por ahí.

Vírgenes del barro pasean  tu mirada, tu curiosa libertad,

nacida de la enfermedad del abandono.

Tu costumbre es acaecer, como un poema,

pero yo sé aniquilar bellezas,

y te dejo estar.

Al final el sueño nos puede.

A los dos.

La intemperie de mi vida no te mata,

Caso contrario conmigo.
Yo no sé aún si vienes o soy yo el que te va.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s