Nocturno II

Soñé que iba a un partido de fútbol. Era el único espectador. Se enfrentaban dos equipos de la Z división: Estudiantes de Jodorowski vs Anticharlatanes Unidos. Las camisetas de los primeros tenían una foto de Jodorowski largando baba, con sus respectivos números. Sus jugadores también largaban un hilito de baba, que sorbían cada tanto a …

Sigue leyendo Nocturno II

(existo cuando me nombrás)

desastre no desastroso

Minombre podría ser Alexis, José o Jonathan. Poco importa. Podría llamarme, por ejemplo, Braian. Daría igual. Yo mismo no me enteré cómo me llamaba hasta que tuve 6 años.

Vos ves una caja y ves… cartón. Yo veo paredes para mi casa. Puedo empezar por ahí, ¿o es muy melodramático?

Si esto fuera un juego de tablero, vos empezaste en la línea de salida y yo en el lugar -52. Tus dados dicen: 4, 5, 6, 7, 8 y 9. Los míos: 1, 1, 1, -1, -5, 0. No partimos del mismo punto, no avanzamos igual. No es tu culpa, ni la mía. Nadie elige donde nacer.

Para que tus amigos no piensen que sos un maricón a los 13 probaste el cigarrillo, yo robé por primera vez. Por no decepcionar a tu papá, te anotaste en abogacía. Yo aprendí a usar un arma por la misma razón. Vos aprobabas…

Ver la entrada original 2.759 palabras más

La venganza no es cosa de perros

Salimos a caminar con las niñas, como siempre a eso de las siete de la tarde. Ese día desde la mañana había habido humedad. La humedad nos afecta a los cuatro. Nuestros ánimos se ven influenciados por ese detalle. Hay una pesadez en hacer las cosas, y cuando las cosas se hacen con pesadez, se …

Sigue leyendo La venganza no es cosa de perros